Niña Pastori, joya prestada a una noche limeña

.centered { text-align: center; } .centered-table { margin-left: auto; margin-right: auto; width=”90%”; } table {border: outset 10pt; } td { padding:1em; } .title { text-align:”center”; font-size: 250%; font-weight: bold; color: #ff0000; line-height: 2; } .subtitle { text-align:”center”; font-size: 150%; font-weight: bold; line-height: 1.5; } .paragraph { text-align:”justify”; line-height: 1.25; } .p_centered { text-align:”center”; line-height: 1.25; } .images { text-align: “center”; } .i_title { text-align: “center”; line-height: 3; font-weight: bold;color: #8B4513; } .i_description { text-align: “center”; font-style: italic; } .footer { text-align:”center”; font-size: 150%; font-weight: bold; color: #ff0000; line-height: 2; vertical-align: middle; }

Niña Pastori, joya prestada a una noche limeña

Niña cantó y bailó, un sueño hecho realidad: Niña estaba frente a nosotros

03:03 am del 7 Marzo del 2007, 3-3, 7-7, sigue la noche llena de coincidencias y misterios

Han pasado pocas horas desde que llegué a casa luego de disfrutar de un expectáculo único. Niña Pastori estuvo en Lima y por alguna casualidad de la vida pude estar presente ante la voz del flamenco. La historia va más o menos así, el portal Peru.Com realizó un sorteo de entradas dobles para este evento y entre los ganadores no encontré a conocidos míos amantes del género ni el mío propio, sin embargo en los detalles de esta selección azarosa se comentaba que los ganadores deberían confirmar su asistencia y una palabra mágica: ganadores suplentes.

Qué precioso, para cualquier concurso en temas que sean de mi interés estoy dispuesto a ser un ganador suplente. Me comuniqué con InterLatin Corp que tenía relación con el evento para estar informado sobre las entradas que habían sorteado. Antes de las 4 “entré” a revisar si tenía respuesta alguna, pidiendo al cielo y al mismo Dios en todas las formas en las que lo conozco. Qué bonito! Una entrada doble para mí de parte de Peru.Com y la señorita María José Zamora. Raudo me vestí para ir a recoger las entradas. También agradezco a la señorita Gissella quien me entrego las entradas personalmente.

Vayamos al concierto. Llegué al Círculo Militar en la Av. Salaverry, no pude ingresar la cámara fotográfica que podría hoy retratar algo de la belleza del momento, de la vibra desde el escenario, del mensaje de Niña. (si tienes imágenes, espero tu email :D). Dejé la camará en el auto, adios. Y vino una espera de media hora… el entusiasmo y las ideas…

Niña aparecía flamante, un amor. Ahora sí, mi memoria me juega muy mal con los temas que interpretó y el orden en que aparecieron. Pero escuchándolos ahora recordaré ello así como cuando los ensayé antes de ir y tooooda la semana pasada.

Todavía, antes la había escuchado en la voz de Armando Manzanero. Ya la había comentado en artículo anterior pero siempre encontramos cosas nuevas en grandes temas, la percusión excelente en vivo, el sentimiento en las venas de Emisora y oyentes. Rico y lento, la memoria del ser amado. Vale soltar lágrimas. Todavía es el sinónimo de un sentimiento que ocupa los primeros lugares en el corazón de la lírica, del poeta, la melancolía.

María de la O, confundían la entrada con un tema de Sanz, pero pronto la belleza de esta canción se hacía evidente. Y además canta al nombre María que siempre ha sido hermoso, por las vivencias, por la vida, y también por Niña, sino recuerden Ave María.

Mediterráneo, en vivo le encontré los detalles, un manjar. Viaje musical, presentación de los pasos de un alma.

Anoche me diste un beso. Mucho cuidado con mi alucinación, pero yo la escuché, la cantó? Yo recuerdo en mis oídos las palmas y “qué beso no me darías”, la bulería que llegó con embrujo al Círculo Militar, las luces se apagaron, la Luna alumbraba, era Luna Llena pero cubierta por nubes.

Flamenco, “como el Flamenco, que enamora”.

Qué Pena, “Y me sigue dando pena”. “Un pellizquito de amantes”.

Vivir sin aire, de Maná, no me gusta la música de estos mexicanos, pero Niña la cantó.

Burbujas de Amor, como Todavía, del disco Joyas Prestadas y prestada por Juan Luis Guerra, llamé a una persona especial para que viva este momento conmigo, a pesar de la distancia, pero aparatos celulares y suertes no estuvieron del lado de los buenos.

Cuando nadie me vé, Niña cantó al amigo, a Alejandro, fue sublime. No le había prestado atención a la letra, pero… “no enciendas las luces que tengo desnudo el alma y el cuerpo”.

De boca en boca, aquí inevitable bailar un poquito. Qué la música, qué la intensidad. Los rumores, es mentira, no tienes dos corazones. Sólo Niña.

Dos que se quieren, es hermosa, la cantó? Ven, mi memoria. Claro que la cantó “Da calor al cariño” o vuelvo a alucinar?

Cádiz, ¡Una más Niña!, y Cádiz presente, qué amor!

El cante, el baile y la guitarra, la presencia de los Amaya, en la guitarra y en el baile, la unión de dos culturas, muy en alto en el Perú el arte que disfrutamos. Y gracias de nuevo al percusionista que estuvo genial, el mago en los teclados, el contrabajo espléndido, en el coro dos mujeres guapísimas y estupendas voces.

Eres Luz, ausente, excusa perfecta para la próxima visita. Niña, por favor, abres el próximo con Eres Luz.

Eres Luz, la que más se hizo extrañar

Gira y Gira, no la pidieron, pero yo no la escuché.

Lo eres todo, de Joyas Prestadas, una más para la lista.

Angelitos Negros, aquí una más, escuché que dijiste “Por mi piel morena”. Morena, los angelitos!

La parte fea, los errores.

El retraso para empezar el concierto, media hora.

Se fue la luz, en plena Bulería!!!, se solucionó en un tiempo muy prolongado.

El parlante izquierdo hacía un ligero rugido, muy leve, en una frecuencia especial. Audible en la zona preferencia, varios metros del centro acústico.
Se oía un eco desde la parte posterior de la explanada.

Lo bonito, no cesaron los aplausos.

La conexión entre Niña y su público.

Roma ayer trajo a Niña, estamos a la expectativa de sus eventos.

La calidad musical.

Niña.

La actitud del público.

Lo tibio

Buena difusión en medios escritos, y llegué a escucharlo por radio.

Los auspiciadores o entidades involucradas en el evento recién los conocí viendo los afiches que flanqueaban el escenario.

No dejaron ingresar con cámaras. Los flashes excesivos son una falta de respeto así como tapar la visión de las personas al pararse a tomar una foto, pero creo que personas con educación y respeto por el derecho de los demás de disfrutar un buen espectáculo podemos tomar algunas fotografías y llevarnos un recuerdo de una noche única.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s